Lección del día:



¡Los valientes no asesinan!